publicidad
El Cultural
Miércoles, 30 de julio de 2014
El Cultural
  Búsqueda avanzada
Comparte: Enviar a un amigo Enviar a un amigo
Compartir en Facebook Facebook
Compartir en Twitter Twitter


La papelera

por Juan Palomo

¡Cuidado con la gente excepcional!

  • 23/12/2008
  • Imprimir
  • Enviar correo


Después de siglos en los que el mundo de la cultura sucumbió a la fascinación por los malditos, después de tanto elogio del fracaso como medida de todas las cosas, en Estados Unidos está arrasando Outliers, un análisis de la gente excepcional, de Bill Gates a los jugadores estrella de hockey sobre hielo, pasando por los Beatles o los abogados más exitosos de Wall Street.
Es libro de la temporada. Incluso el New York Times lo considera el manifiesto de la nueva era Obama.

Su autor, Malcolm Gladwell, es la estrella del New Yorker y autor de dos best sellers, The Tipping Point y Blink, en los que esbozó teorías sobre la vida contemporánea basadas en estudios académicos que se volvieron tan populares que ya existe el adjetivo "gladwelliano".
Ahora Gladwell sostiene que los grandes personajes les deben tanto a su genio y esfuerzo como a las condiciones sociales.

Por ejemplo, según Gladwell, la historia del mundo sería diferente si Bill Gates, por ejemplo, no hubiese estudiado en una de las pocas escuelas que en su momento tenían los primeros ordenadores.

Lo que Gladwell añade es que las fuerzas sociales explican por qué, dadas ciertas oportunidades, algunas personas van a trabajar tanto más duro para aprovecharlas. Gladwell analiza la alta proporción de genios para las matemáticas en universidades norteamericanas que hoy son asiáticos. La causa no es una habilidad innata, sino que los chicos en muchos países de Asia están dispuestos a estudiar más cantidad de horas todo el año que sus iguales occidentales, donde el tiempo libre es más valorado.

Y Gladwell dice más. Por ejemplo, que, durante el año académico en EE.UU., los niños de hogares pobres aprenden más que sus pares de hogares ricos, pero que, durante el período en el que no van a clases, caen dramáticamente por falta de estímulos.

[En la imagen, Malcolm Gladwell fotografiado por Brooke Williams]


¿Adiós, Herralde, adiós?

  • 22/12/2008
  • Imprimir
  • Enviar correo


Desde Chile me llega un sorprendente rumor. Jorge Herralde, dicen en "El Mercurio", podría estar dispuesto a vender Anagrama al fin.

Vamos, que después de haber resistido durante más de tres décadas los cantos de sirena de numerosas multinacionales de la edición, y de haber conquistado el respeto de crítica y lectores publicando a autores como Roberto Bolaño, Raymond Carver, Antonio Tabucchi, Martin Amis, Vila-Matas, Julian Barnes, Claudio Magris, Kapuscinski o álvaro Pombo, el editor catalán podría estar considerando una suculenta oferta editorial procedente de Italia, del grupo Feltrinelli.

Yo, qué quieren, no acabo de creérmelo, aunque sólo sea por el entusiasmo que sigue demostrando por sus autores y por sus premios, y por esos cientos de escritores jóvenes que sueñan con que Herralde los descubra, porque, con sus 73 pizpiretos años, sigue siendo uno de nuestros más jóvenes editores.


Adiós al vampiro Casavella

  • 19/12/2008
  • Imprimir
  • Enviar correo


Vuelvo del funeral por Francisco Casavella con un sabor más que amargo y mucha tristeza, aunque sé que el último premio Nadal murió de repente tras vivir como quiso, deprisa, muy deprisa, fulminado por un ataque al corazón a los 45 años, y haciendo realidad la máxima de vive deprisa, muere rápido y deja un bonito cadáver, aniñado y tintinesco en su caso.

Se ha escrito (Ramón de España) que en realidad fue víctima de una vida de excesos con el alcohol y tal vez las drogas, y amigos suyos muy cercanos hablan de una juerga de cuatro días que terminó como ya saben.

Nos queda conocer ahora qué van a hacer sus albaceas literarios con su novela inacabada –setenta folios, en realidad– y con el ensayo sobre la paranoia que anunció al recibir el Nadal este mismo año.

¿Un consejo? Si le quieren rendir homenaje, busquen la trilogía El día del Watusi. él, acodado en la barra de algún bar más allá de los sueños, no dejará de brindar por ustedes.


De Parla a Pekín

  • 18/12/2008
  • Imprimir
  • Enviar correo


De mi paso por la Universidad me queda la inercia de clicar de vez en cuando www.patatabrava.com, que recoge las hazañas dialécticas de muchos profesores. Y una de las supuestas protagonistas es Inés Fernández-Ordóñez, catedrática de la UAM que esta tarde puede acabar convertida en Académica de la Española. Y leo ahí:

–“Ines: ¿Cómo se dice Lleida en Ibero?

–Alumno entrando por la puerta: Ilerda, ¿no?

–Ines: exactamente, i- lerda, no lo tengo que interpretar como un insulto, ¿no?”

Otra: “¿Cuál es el resultado de ke los clérigos oficien misa en latín? Ke no la entendía...NI DIOS!!!!”

Más: “Aunque no vengo, yo vengo ¿eh? esperadme”.

“La guerra de la Independencia fueron cuatro batallas por ahí perdidas, si quieren saber más... todo está en los libros.”



Abarrotado tiene la cultureta el capítulo de impagados. Hace unos días les contaba que el Ayuntamiento de Parla no paga a las compañías de teatro y, misteriosamente, llega hasta mi papelera un informe de los productores de teatro, leáse Faeteda, que pone de manifiesto la extendida morosidad de los Ayuntamientos de toda España a la hora de pagar la obras que contrataron en 2007. ¡Y eso que todavía no había llegado la crisis ! Según el sesudo informe, más de la mitad de los asociados, que son la inmensa mayoría de las empresas teatrales del país, sufrió la demora en el pago de facturas, las cuales alcanzaron un valor de dos millones de euros en su totalidad. Ya, a título personal, un productor cuenta: “No sólo tardan en pagar los cachés de los espectáculos, sino que cuando voy a taquilla se quedan con ella. Una práctica muy habitual en el de Alcalá de Henares”.



El ICAA (Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales) ha lanzado una lista provisional con las películas españolas más taquilleras del año. Y queda claro que muchas han funcionado por lo poco que, precisamente, tenían de españolas, por lo menos para el público. Veamos, la más taquillera es Los crímenes de Oxford, con Elijah Wood y John Hurt como grandes reclamos. En tercer lugar, Woody Allen y su Vicky Cristina Barcelona e inmediatamente después, Che, el Argentino (que coló en Cuba), de Soderbergh, y Astérix y los juegos Olímpicos. Visto lo cual, quizá lo mejor que puede hacer la industria española es producir buenas películas de Hollwyood y dejarse de malas historias.



Los ecos del director Gustavo Dudamel en Asia llegan hasta mi papelera. El inicio de su gira en el Centro Nacional de las Artes Escénicas de Pekín fue una locura. El director y la Orquesta Simón Bolívar pusieron en pie al respetable (y frío) público chino. Claro que les tocó la fibra, fuera de programa, con la Marcha de los Voluntarios, su himno nacional. Ravel yTchaikovsky fueron algunos de los autores elegidos para la ocasión. No faltó ni José Antonio Abreu (Príncipe de Asturias de las Artes y padre del Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles) ni parte de la diplomacia latinoamericana. Hoy y mañana cierran cartel en Tokio e Hiroshima.



Me malicio que tiene lady Foster arduo trabajo por delante. Y no sólo para poner en circulación el magnígfico proyecto madrileño de Ivorypress Art+Books, un espacio interdisciplinar diseñado por Norman Foster, que vincula el ámbito del arte con el de los libros y que ya anuncia una gran retrospectiva del artista chino Ai Weiwei para febrero. Me refiero sobre todo a cómo ha de bregar con los diretes y resabios de varias damas galeristas que miran recelosas a su ambicioso proyecto. Que vayan afinando, sí, con las programaciones de centros y galerías, que Elena Ochoa Foster apuesta fuerte. De momento, los amantes de las exquisitices artísticas, catálogos retirados y ediciones especiales de arte tienen un nuevo espacio en Madrid.



P. D. Veo al ministro mustio y casi desaparecido de tanto combate como había pergeñado. ¿Será la crisis (ministerial) que se avecina? ¿Había olvidado, ministro, que los cargos se llevan con sus cargas? Ya les digo, alicaído.


El bloguero Javier Marías

  • 17/12/2008
  • Imprimir
  • Enviar correo


Otro que no sabe cómo ganar más amigos es Javier Marías, que acaba de enemistarse con todos los blogueros del mundo.



Les cuento: en su último artículo, el esforzado señor del reino de Redonda comentaba cómo se había visto forzado a descubrir internet, sin que la cosa le hubiese gustado nada.



Y escribe Marías:



“Lo que más me ha desagradado, sin embargo, son los llamados blogs y foros, por algunos de los cuales me he dado un paseo. No entiendo que tantos escritores tengan un blog propio y le dediquen, por fuerza, numerosas horas de su tiempo, porque me parece equivalente a esto: uno va a un bar, se sienta a una mesa y habla de lo que sea, y a continuación está expuesto a que cualquiera coja una silla y le suelte a su vez su rollo o -con demasiada frecuencia- sus imprecaciones. O bien a esto otro: uno inicia una conversación telefónica particular, y cualquier individuo puede colarse en ella y opinar lo que le plazca o ponerle verde a uno. No sé, para mí sería una pesadilla tener que escuchar pacientemente a personas que no he elegido, y con las que en algunos casos no quisiera ni cruzar media palabra. ¿Cuál es la gracia de estas tertulias escritas? ¿Ver que uno provoca reacciones? ¿Tener la comprobación inmediata de que lo que expone no cae en el vacío? ¿Llevar una vida “interactiva” (y perdonen el adjetivo)? Debe de haber mucha gente solitaria, o que aguanta la soledad -ese gran bien- pésimamente. Pero lo que más me ha desagradado es el frecuente tono insultante de los comentarios y el veneno que a menudo destilan. Amparados en el anonimato cobarde de los llamados nicks, no hay asunto que no les merezca a unos cuantos blogueros toda suerte de improperios. No veo que se discuta ni argumente apenas, sino que más bien se lanzan denuestos y groserías como en las tabernas más zafias.”



La respuesta, claro, no se ha hecho esperar, sobre todo porque el propio Javier Marías... TIENE UN BLOG.



Así que les dejo unas muestras, recogidas, naturalmente, en la red:



“Para empezar dejo claro mi postura sobre este escritor tan relevante de las letras cervantinas: ‘este tío es tonto’. Sólo de esta forma se puede explicar que pueda concentrar en cada párrafo tal cantidad de paridas, desinformación, insultos gratuitos y generalizaciones que no hacen más que sacar a la superficie la total ignorancia de este galardonado escritor sobre los ordenadores y principalmente sobre Internet.” (Ramón Rey)



“Como Paco Martínez Soria al llegar a la ciudad, Marías escucha mucho ruido y eso le incomoda. En fin, todo es bastante vulgar por culpa de los blogs, como en un bar lleno de gente impertinente que no sabe de lo que habla” (Iñigo Sáenz de Ugarte)




“Está en su derecho de permanecer al margen de las nuevas tecnologías y de todas las posibilidades que ofrece la red… pero la forma en que arremetió, en su columna de ayer, contra los blogs y los foros, demuestra su desconocimiento total sobre este tema, y, en definitiva, no hizo otra cosa que despreciar lo que ignora, lo cual, viniendo de una persona ilustrada como él, no parece muy sensato” (Mercé Perelló)



“Dejadme que os diga algo: dentro de cinco años la blogosfera habrá pasado a mejor vida, pero el Sr. Marías seguirá aburriéndonos con sus tostones y sus incorrecciones semánticas. Asi que dejad tranquilo a ese paisano que bastante frustración padece ya sabiendo que es un mal escritor”. (Patxi Igandekoa)



“A alguien de su (presunta) talla intelectual se le presumía un nivel argumental algo más consistente. Coincido con él en que los foros y los blog están poblados por mucha morralla que sólo busca enredar, dar rienda suelta a la visceralidad o a la adhesión inquebrantable, pero quedarse sólo con eso es ver sólo la mitad del cuadro. Como uno no pudiera encontrar basura publicada en tapa dura en el estante contiguo al que sostiene sus libros. En ese aspecto, la postura de Marías me parece elitista y profundamente reaccionaria, sólo deseoso de mezclarse con los enteramente dispuestos a alabar su obra y su persona” (Flashman)



“Curiosamente en su blog no deja hacer comentarios. El miedo a la libertad es el peor de todos… aunque seguiré siendo un admirador de “Mañana en la batalla piensa en mi”.” (Paco Piniella)


Lo de la SGAE, de traca

  • 16/12/2008
  • Imprimir
  • Enviar correo


Si lo de la SGAE sigue siendo de traca (con perdón, que lo mismo me demandan por no pagar impuestos por el sonido que debería acompañar esta nota), parece ser que el Ministerio de Cultura desafina aún más.



Según publica hoy “El Economista”, ni el Ministerio de Hacienda ni el de Cultura supervisan el reparto de los casi 400 millones de euros anuales que ingresa la SGAE por derechos de autor. Y eso que varios autores han denunciado que NO se les está pagando lo que se les debe.


Ante las demandas, Cultura ha contestado que “carece de competencia” y que lo que tienen que hacer los afectados es reclamar a la SGAE. Lo han hecho, y la respuesta es más tremenda todavía, porque se amparan en “la complejidad que supone la gestión y administración de más de cinco millones de obras”.



Pues si no se ocupan de los intereses de sus socios, ¿para qué están? ¿sólo para recaudar?
De traca.



[En la imagen Eduardo Bautista,Presidente del Consejo de Dirección de la SGAE, junto al Ministro de Cultura, César Antonio Molina]


Premios sueltos

  • 04/12/2008
  • Imprimir
  • Enviar correo


La semana pasada fue, ya lo saben, puro premio para todos, que ya era hora de que el Cervantes ganase a Marsé, y el de las Letras, a Juan Goytisolo. Y yo, que desde hace años los echo de menos en todos los concursos oficiales postineros, me alegro más que nadie, a pesar de lo cantado de ambos galardones, con los que se han saldado dos de las cuentas pendientes más sangrantes de nuestros letras. De ahí lo previsible también de los mohínes esquivos de los dos barceloneses. Mi preferido, no lo niego, es Marsé, pero también me arrebatan los versos sueltos de Goytisolo, ese ir a la contra pero menos, esa inconsecuencia permanente, su talento. Por eso me divierte tanto que siga con lo de “no aceptaré nunca un premio institucional”, y otras pamplinas.



Malpiensan los malvados de siempre del último premio Loewe porque lo que más se ha destacado es la condición de mujer de la premiada, Cristina Peri Rossi, la primera mujer en 21 años que recibía tal galardón, cosa que pesó en la decisión del jurado, según me cuenta alguno de sus miembros. ¿Por qué esta vez pesaría y durante 21 años no? Porque no es verdad que todos estos años no se hayan presentado buenas poetas al premio. Y muchas hubieran sido dignísimas ganadoras del prestigioso Loewe con sus libros publicados estos años. Cito aquí sólo algunas, para refrescar la memoria de Chus Visor, especialmente a Aurora Luque, Clara Janés, Ana Rosetti, Luisa Castro, Olvido García Valdés, Ada Salas, Victoria Atencia, Francisca Aguirre, Julia Uceda, Miriam Reyes, ángela Vallvey, Ana Merino, Esperanza López Parada, Concha García, Amalia Iglesias, Juana Castro, Elena Medel...



Rodrigo García goza entre los franceses de muchos devotos, pero ahora quizá consiga que su teatro se difunda más por el continente gracias al XI premio Europa Nueva Realidad Teatral que acaban de concederle. La pena es que los 30.000 euros con los que está dotado el galardón debe compartirlos con un buen número de premiados: Guy Cassiers (Bélgica); Pippo Delbono (Italia); Arpad Schilling (Hundría) y François Tanguy (Francia).



La nueva Sonnambula de Bellini ha provocado un fuerte insomnio al tenor Juan Diego Flórez. Pese a participar en su grabación con la Bartoli el peruano se “ha caído” de la cubierta del disco y se ha visto relegado a la sombría contraportada. Digo yo que eso habrá pensado mi admirado Flórez porque no se le ha visto junto a la italiana en la obligada promoción de un compacto que promete ser superventas estas navidades. Item más, se ha volcado en cuerpo y alma a su Bel Canto Spectacular. Hay duelo de divos, y duele.



Parece que 2009 será el año del bolsillo o no será, así que casi todas las editoriales van a apostar fortísimo por sus versiones mini para salvar la crisis. Y una de las pioneras en reinventarse es De Bolsillo, que no sólo cambia de diseño, sino que el año que viene va a dar la batalla por la gran literatura. Para empezar, en enero lanzan La carretera de Cormac McCarthy; Vida y destino de Grossman y Diario de un mal año, de Coetzee. Y en primavera, una bomba: la Biblioteca Juan Benet, en edición de Ignacio Echevarría, que incluye por vez primera la versión íntegra y sin censura de Volverás a Región.



El pujante mercado de DVDs, con permiso de la piratería, ya tiene un récord: Mamma mia!, la película basada en el musical de Abba y protagonizada por Meryl Streep, vendió un millón setecientas mil unidades en un día. En nuestro país, Universal previó recaudar siete millones de euros y ha alcanzado quince, convirtiéndose en la tercera película más vista en lo que llevamos de año. Como la película es flojita, está claro que con tanta crisis la gente tiene ganas de un poco de mambo.



La ópera siempre será el arte del disfraz, y como quiera que la apariencia rige sus fueros, para celebrar la crisis que ha puesto a Gerard Mortier en brazos de Muñiz los gerentes de la ópera de Nueva York han decidido campear el temporal financiero inaugurando una joyería en las instalaciones del teatro donde se venden cristales de Swarovski extraídos de una de sus imponentes lámparas de araña. Como diría Groucho Marx: ¡más madera!


Desiertos

  • 03/12/2008
  • Imprimir
  • Enviar correo


Dos de cuatro. Ni el primero (2005) ni el último (2008) de los cuatro premios Tusquets Editores de Novela han tenido quiénes los ganasen. ¿Será que a este premio, generosamente dotado (20.000 euros), se presentan los 600 peores novelistas del gremio, o que el jurado, presidido por Juan Marsé, y compuesto por Almudena Grandes, Jorge Edwards, élmer Mendoza y Beatriz de Moura, es más exigente de lo normal? ¿Ustedes qué creen?



Y más desiertos: el suplemento de libros del “New York Times” acaba de publicar su lista de los 100 mejores libros del año, y no tiene desperdicio, aunque sólo sea porque el único escritor hispanohablante presente es Roberto Bolaño y su 2666. ¿El mejor? Una sorprendente novela, American Wife, de Curtis Sittenfeld, supuestamente ispirada en la mismísima Laura Bush. Y mañana, más



publicidad

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y nuestros servicios al usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.