publicidad
El Cultural
Viernes, 29 de agosto de 2014
El Cultural
  Búsqueda avanzada
Comparte: Enviar a un amigo Enviar a un amigo
Compartir en Facebook Facebook
Compartir en Twitter Twitter


La papelera

por Juan Palomo

¿Quién ha sido?

  • 24/12/2010
  • Imprimir
  • Enviar correo


Leo el blog de Javier González de Durana (antes pope de Artium-Vitoria, hoy responsable de TEA-Tenerife) y me quedo estupefacto. Lean: "Un día, hablando con la redactora de uno de los suplementos culturales de Madrid, le expusimos nuestra desesperación y nuestro asombro: '¿por qué exposiciones mucho peores merecen mejor trato, mayor visibilidad mediática? ¿Cómo es que recibimos una atención tan desconsiderada?'. El suplemento en el que ella misma trabajaba, sin ir más lejos, ¿por qué nos ninguneaba? Aquella redactora nos miró con cara de pensar 'vaya pardillos tengo aquí enfrente' y tan sólo nos hizo una pregunta: '¿cuánto dinero gasta vuestro museo en comprar publicidad en nuestro periódico?'. Tras reponernos de la sorpresa, dijimos que nada, que la publicidad en Madrid no era una prioridad para un museo de recursos limitados en ciudad de provincias. 'Ah! -dijo, ahí tenéis la explicación'". A mi no basta: yo quiero una explicación de González de Durana. Una explicación con nombre y apellidos.

Hay un aspecto de la España de Zapatero que no debe pasar inadvertido: el desmantelamiento de los registros oficiales nacionales. El que ahora nos afecta es el del ISBN. Reza la web de la Agencia que “debido a una importante reorganización..., las bases de datos de títulos y de editoriales dejan de actualizarse desde el día 21 de septiembre de 2010 hasta nuevo aviso”. Parece que ayer volvió a funcionar, pero en otras manos. González Sinde firmó con la Generalitat de Cataluña traspasar la gestión del ISBN a la Federación de Gremios de Editores de España (me hablan de 200.000 euros y sin concurso público) que, como se sabe, es una organización privada que, en adelante, fijará las tarifas del registro. Era una vieja reivindicación del gremio de Editores, pero ¿firmó Sinde el acuerdo porque no tiene suficientes medios administrativos y funcionarios? ¿se lo exigió la Generalitat?

Todavía hay esperanza para el cine. Quién le iba a decir a Abbas Kiarostami que su última película, Copia certificada, iba a cruzar el medio millón de euros de recaudación en salas españolas, una suma teóricamente inalcanzable para un cine de arte y ensayo como el suyo. Sí, es la primera vez que ha rodado con una estrella (Juliette Binoche) y bajo el aparente formato de una historia romántica, pero el filme es tan complejo como cualquiera de sus anteriores propuestas.

Ya tenemos las primeras listas estadounidenses con lo mejor del año. “Time” elige como mejor novela Freedom, de Jonathan Franzen, que no figura entre los 15 títulos seleccionados por “New Yorker”, como tampoco en la revista literaria aparece el mejor ensayo según “Time”, Unbroken, de Laure Hillenbrand. En No ficción, en cambio, sí coinciden en tres títulos: The emperor of all maladies, de S. Mukherjee, segundo para Time; en Life, de K. Richards (7) y en Cleopatra, de S. Schiff (9). Esta vez New Yorker presenta a sus seleccionados (Coetzee, por ejemplo) por orden alfabético, sin ningún tipo de prioridades.


Cocinar en la Biblioteca

  • 17/12/2010
  • Imprimir
  • Enviar correo


Ah, Brétema, Brétema... ni eres Macondo ni tienes dueño. Cómo será que Marina Mayoral, la primera que lo pobló hace más de veinte años, que lo hace protagonista de su próxima novela, Deseos, allá por marzo de 2011, la misma que protestó airada en la prensa gallega por la usurpación que supuestamente había perpetrado Manuel Rivas en su última novela ahora lo comparte gustosa con el escritor. Pero no, a pesar del abrazo telefónico y de todas las explicaciones por el malentendido, Rivas ha decidido que aunque él mismo ya lo usó en uno de sus poemas, cambiará el nombre de marras en cuanto una próxima edición de su Todo es silencio se lo permita. “Si es que hay la hay”, dicen que dice...

Descubro, gracias al blog de Rafa Reig, lo que la literatura española puede llegar a deber a la huelga salvaje de los controladores: los invitados españoles (200 escritores nada menos) a la Feria Internacional de Libro de Guadalajara (México) acabaron en los sitios más dispares, abandonados casi a su suerte. Tanto, que Agustín Fernández Mallo alcanzó Barcelona “tras atravesar los Pirineos en bicicleta”. Manuel Vilas aterrizó en las Islas Azores y Alberto Olmos, en una aldea en Marruecos. Si de todo esto sale al menos una obra maestra, ¿no habría que premiar a los esforzados secuestradores de tantos viajeros? ¿levantaremos así el estado de Alarma?

No es ninguna novedad el carácter cultural, en fondo y forma, que están adquiriendo las bodegas españolas. Recientemente, Cune ha conseguido doble actualidad de un plumazo: por ser su bodega de Haro el escenario de The Way, la película protagonizada por Martin Sheen -que gira en torno al Camino de Santiago-, y porque la imagen que preside la nave Eiffel pertenece a José Manuel Ballester, reciente Premio Nacional de Fotografía. Y es que, como se ve, no sólo acoge vinos de más de cien años, también arte sin reservas.

La gastronomía entra por la puerta grande en la Biblioteca Nacional. Ferrán Adrià, que desde que anunció el cierre del Bulli no para de trabajar (si su plan era un tiempo de tranquilidad para investigar, me temo que no le ha salido...), es uno de los comisarios de la exposición que se cuece en la institución. Será a partir del día 22 cuando abra sus puertas La cocina en su tinta, con documentos que recorren la historia de la gastronomía desde la Edad Media hasta hoy.

La Asociación de Investigación y Experimentación Teatral de Barcelona reúne mañana a un elenco de actores, muchos de ellos ciegos, para ofrecer una lectura dramatizada de El concierto de San Ovidio, de Buero Vallejo. La obra no ha sido elegida porque sí, está protagonizada por seis músicos ciegos.

P. D. Todavía tienen catorce días para visitar Chillida-Leku (primera etapa)


Con Vargas Llosa

  • 10/12/2010
  • Imprimir
  • Enviar correo


¡Día grande, Varguitas! Para ti y para todos tus lectores. El sueño se ha cumplido. Pero no siempre el Nobel resulta tan inesperado como algunos hoy trinan. ¿Acaso no supieron los lectores de Wikipedia, con horas de antelación, que Le Clezio y Herta Muller iban a ser galardonados? Más: dos días antes de que a Juan Ramón Jiménez le concedieran el premio, en 1956, la Academia sueca llamó a Puerto Rico.

La Real Academia ha confirmado lo que no pocos lamentan: no quiere dar normas estrictas, prefiere lo opcional, el sí pero no tanto, y nada tiene importancia, ni la “y griega” ni la “ye”. Me desazonan las dudas, lo confieso, y ya no sé qué hacer con la greguería de Ramón Gómez de la Serna “La Y mayúscula es la copa de champaña del alfabeto”. ¿Cómo la leerán en el futuro? ¿Qué haremos con el título del libro de Antonio Pereira, Los brazos de la i griega, o con los de Gerardo Diego: “Tu, u, y griega, a: sí, tuya, tuya”. ¿O con el soneto de Félix Ros al autogiro que comienza así?: “Ya, autogiro, ascensor desapresado,/ como la virgen de Loreto subes / batiendo los merengues de las nubes, / ventilador de Dios, trébol blindado. / Ya, Y griega loca, trípode aplastado / por la curiosidad de los querubes...”. Qué desconsuelo.

Es buena noticia que se abra una sala de teatro, pero si además se reabre otra que cerró por problemas económicos, me quito el sombrero. Lo curioso es que las dos salas han elegido la misma obra para la inauguración: Mentiras, de Teresa Calo y dirigida por Javier de Dios. La producción inauguró hace unas semanas Azarte, un pequeño espacio en el barrio de Chueca (Calle San Marcos, 19), que también es escuela de teatro. Y mañana, la sala que Pepe Ortega y Teresa Calo se vieron obligados a cerrar en la calle Canarias, 14, Itaca, vuelve a las andadas.

Entre escritores, en el Hotel Kafka, que no es un hotel cualquiera sino una escuela de letras que rebosa literatura y humo, encontré la otra tarde al futbolista Esteban Granero, como si tal cosa. Es alumno de escritura creativa (ahí está, como un clavo, dos tardes por semana) y no quiso faltar a la presentación que Marchamalo hizo de la estupenda novela de Montero Glez, Pistola y Cuchillo. El tío estaba en su salsa hablando de libros y lecturas con Aparicio Belmonte y Eduardo Vilas (meto muchas negritas en homenaje a Ignacio Echevarría, que tanto le gustan), a una distancia sideral de cualquier ego de vestuario.

Siempre es legítimo preguntarse en qué andará Víctor Erice, nuestro Salinger cinematográfico. Pues bien, Gijón estrenó el documental Víctor Erice, París-Madrid, Alles-retours, realizado por el gran crítico Alain Bergala para la prestigiosa serie de retratos de directores Cineastas de notre temps. El filme recorre la vida del Erice cineasta y del Erice espectador, su cinefilia y sus epifanías en la sala oscura (Ladrón de bicicletas, Los 400 golpes...) y su recorrido, cámara en mano, por las rutas que va dibujando su cine de cabecera.


Recortes y rescates

  • 03/12/2010
  • Imprimir
  • Enviar correo


Ahora que el Ministerio de Cultura clausura la verbena, la verbena de premios nacionales (más de treinta al año, que merman su presupuesto en bastante más de ochocientos mil euros) parece buen momento de replantearse su idoneidad. Primero, ¿no son demasiados? Dejo al margen el premio Cervantes, que sí, es un premio de Estado que tiene su razón de ser y una nómina de lujo (me cuentan, por cierto, que la estupenda Ana María Matute estuvo a punto de no obtenerlo por tanta plegaria previa). Pero ¿y los otros?, unos a veinte mil, otros a treinta mil y cuarenta mil euros... ¿qué sentido tienen en esta hora de recortes y rescates? Si Zapatero supiera que los premios nacionales son una herencia franquista, los suprimiría. Y haría bien.

El Instituto Tecnológico de Georgia ha dado a luz al primer músico de jazz robótico que interactúa e improvisa con los músicos que lo acompañan. Se llama Shimon, toca la marimba y por los gestos parece que siente lo que toca. Mientras, Steve Jobs se frota las manos con los vídeos de los primeros conciertos con y para iPad. Y esto no ha hecho más que empezar, porque roqueros como Jon Bon Jovi ya van a retransmitir sus actuaciones a través de la imparable tableta.

Después de tantos años de despilfarro, los gestores de la cosa cultural extremeña han decidido cerrar el grifo, y, como todo lo hacen a lo grande, lo han hecho sin piedad. Por ejemplo, el presupuesto de la Editora Regional de Extremadura se recorta en un 60 por ciento nada menos. ¡Con lo que disfruté con los Apuntes para la historia de la ciudad de Badajoz (I y II), con La inmigración marroquí en la zona de la Tayuela (Cáceres), entre 1992 y 1996, con Un lote de cerámicas procedente de Benquerencia de la Serena (Badajoz) y otros tantos títulos esenciales, que esquilmaron los bosques de medio mundo!

Con tanto homenaje y recuperaciones varias, habíamos olvidado que aún quedan novelas y textos inéditos de Roberto Bolaño. La próxima (sólo el chacal Wylie y la viuda de Bolaño saben cuánto material puede quedar aún) se titula Los sinsabores del verdadero policía, y lo publica el próximo enero la editorial Anagrama.

La Plataforma por el Centro Guerrero se moviliza. El grupo se ha propuesto que no nos olvidemos del polémico cierre de la institución. El pintor Juan Vida firma el texto de la web de apoyo y asegura que entre el 13 y el 17 de diciembre los cuadros de Guerrero dejarán Granada. “¿Alguien se atreve a imaginar lo que ocurriría si en Barcelona se desmantelara la Fundación Tápies?”, dice Vida.

El director de escena David McVicar brilla por su ausencia. ¿Cómo explicar que con tres espectáculos -en el Teatro Real, en el Liceo y en el Palau de les Arts- no se haya dignado a venir a España? Con todo lo que se ha embolsado podría al menos pasarse a saludar.



publicidad

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y nuestros servicios al usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.