publicidad
El Cultural
Sábado, 02 de agosto de 2014
El Cultural
  Búsqueda avanzada
Comparte: Enviar a un amigo Enviar a un amigo
Compartir en Facebook Facebook
Compartir en Twitter Twitter


La papelera

por Juan Palomo

Agoreros

  • 26/02/2010
  • Imprimir
  • Enviar correo


La pasada semana nos enteramos de que en Barcelona, durante el pasado año, fue un 3% más gente al teatro que el año anterior, en total 2.710.771 espectadores. Lo que supuso que las taquillas ingresaran 70.461.028 de euros. Es una suerte que los productores de las salas de Barcelona (Adetca) hagan esta estadística, porque en Madrid no hay datos y, por tanto, ni modo de saber si hay crisis o no. Desde que la SGAE dejó, en 2006, de publicar sus Anuarios, no hay nadie que se ocupe de tal tarea. Y, entonces, ¿para que sirve el Centro de Documentación Teatral que dirige José Huélamo? ¿No le vendría bien a Félix Palomero, pope del INAEM, disponer de estadísticas fiables en las que fundamentar sus políticas?

Me cuentan que la subasta de la editorial Siglo XXI sigue imparable, y que están asomando el hocico nuevos compradores, aunque algunos socios ahora se resistan panza arriba a vender, por aquello de no renunciar al prestigio de haber editado a Cortázar o Baudrillard. Y dicen más: dicen que, a pesar de que Biblioteca Nueva era la favorita, la que más ha elevado la puja, de momento, es Akal.

Ni Venecia, ni Toronto, ni San Sebastián, ni Berlín. El Festival de festivales sigue siendo Cannes y ya comienzan a sonar los primeros nombres que pueden estar en su selecta programación. Atentos porque coincide con lo más interesante de los próximos meses: Johnnie To (Death of a Hostage), Julian Schnabel (Miral), Abbas Kiarostami (Certified Copy), Pablo Trapero (Carancho), Alejandro González Iñárritu (Biutiful), Terrence Malick (The Tree of Life). Y se da por segura la presencia de Jean Luc Godard con su nueva película: Filme Socialisme. Nada se sabe de esta enigmática producción salvo el título y cuatro minutos que pueden verse en You Tube.

Por fin ha llegado el día. Tras dos años de cierre y reformas, el próximo miércoles abrirá de nuevo sus puertas la Fundación Antoni Tàpies. Ocho millones de euros han invertido en ganar 400 metros cuadrados, con lo que espero que Barcelona recupere un poco de su actividad artística. Para la gran cita, Tàpies mostrará, a sus 87 años, algunas de sus últimas pinturas.

Fiel a su vocación africana, Henning Mankell lanza en España, dentro de unos días, El ojo del leopardo (Tusquets), la historia de un joven misionero sueco que viaja a Zambia a finales de los años 60 y que acaba convertido en granjero y atrapado entre el racismo de unos y el resentimiento de otros. Y me cuentan que es una historia de terror que no tiene nada que envidiar a sus mejores relatos.

¿Pero nos hemos vuelto locos? ¿Por qué los periodistas le brindamos tanto espacio a esas delirantes acusaciones de plagio que brotan como setas venenosas? La última víctima ha sido la madre literaria de Harry Potter. Y es que a J. K. Rowling le acaban de acusar de plagiaria los herederos de un tal Adrian Jacobs, autor de unas novelillas sobre "escuelas de magos" y "magos que viajaban en tren". Suficiente para intentar sacar tajada, pero insuficiente, sin duda, por su inconsistencia, para el eco que ha alcanzado estos últimos días.

PD: Hace unos días el rumor era imparable: Salto de Página, editorial de Carlos Salem, Ignacio Martínez de Pisón y Jon Bilbao estaba a punto de cerrar. Pues no, la editorial no sólo no está enferma sino que parece reventona de novedades, como lo ultimísimo de Volpi.


Larsson, la historia interminable

  • 23/02/2010
  • Imprimir
  • Enviar correo


No necesito pruebas: estoy seguro de que si el pobre Stieg Larsson hubiese intuido lo que se le venía encima, hubiese vivido solo y sin amigos toda su (corta) vida, con tal de evitar que, cinco años después de su muerte, su viuda y su familia pleitearan por sus millonarios despojos, y que su colega Kurdo Baksi también hiciese caja contando algunos secretos, supuestas falsedades y muchas historias más que conocidas en Mi amigo Stieg Larsson (Destino). Lamentable destino.

Para empezar, el “amigo” Baksi recuerda su afición a la comida basura y su vida desordenada, y asegura que Larsson era un mal compañero de trabajo, que jamás contrató a mujeres ni a inmigrantes para trabajar en su revista, y que en una ocasión infiltró a un chico de 17 años en un peligroso grupo fascista.

Lo peor llega cuando Baksi asegura que el autor de Millenium fue testigo impasible de una violación, que se inventaba entrevistas, falsificaba textos “y no siempre respetaba la ética periodística porque no podía ser neutral ni imparcial cuando escribía sobre la extrema derecha porque ellos querían matarlo y él era su víctima”.

Lo he leído con una mezcla de asombro y espanto, pero, ¿qué quieren? al final me he convencido... ¡Qué bien se vive solo en esta papelera!


Todos en ARCO

  • 19/02/2010
  • Imprimir
  • Enviar correo


Todos están en ARCO. Galeristas y artistas, coleccionistas y directores, críticos y comisarios, profesionales y mirones. A pesar de la crisis y de la polémica sigue siendo el centro del arte durante cinco días (con qué poco nos conformamos...) Y, como siempre, el director del Reina Sofía, Manuel Borja–Villel, es junto con los representantes de Fundaciones como la de Coca–Cola (Lorena Martínez de Corral), uno de los hombres más deseados. Ni les cuento lo encantado que está. Pero este año ha ido a Ifema con menos de la mitad del presupuesto de 2009. De medio millón le ha bajado este año el Ministerio a 200.000 euros y, encima, me dicen que la consigna es que no se quede en ARCO y que vaya a todas las ferias, al menos a pasear.

Es inaudito que año tras año los finalistas de los Premios Max, organizados por SGAE, sean los mismos. Así que nada de extraño tiene que Animalario sea la favorita, como el pasado año y el anterior y también el que viene. ¡Qué aburrimiento! Al menos en éste le premian por Urtain, el mejor espectáculo que han hecho en toda su trayectoria (sólo pensar en el premio que se llevaron en la pasada edición por el panfleto que encima tenían el morro de pasar por un Goldoni me produce dolor de muelas). Y, además, ¿qué demonios de temporada premian? Urtain fue estrenado en 2008, ¿por qué compite con Muerte de un viajante que lo fue en 2009? ¿Y el despropósito de la nominación de Alberto San Juan como mejor actor por Tito Andrónico? Jamás vi sobre la escena un actor más inadecuado para un personaje. Y hay más...

Lang Lang cambia de chaqueta. Después de un lustro como estrella mesiánica del sello amarillo, firma estos días por Sony BMG, en una fusión sin precedentes que conjuga la melomanía planetaria con el politono de bolsillo. El chino se ha propuesto elevar su piano a la tercera dimensión y librar sus batallas en las arcadias de las videoconsolas y los simuladores. Quienes lo conocen, aseguran que le mueve la responsabilidad por los 40 millones de chinos que le siguen y por su vocación pedagógica. Claro que algo habrán tenido que ver los tres millones de dólares con los que se ha bendecido el contrato.

El pasado martes Nacho Duato se reunió con la ministra González–Sinde. Y debió de temer que su verbo se desbocara porque el coreógrafo, que había anunciado rueda de prensa el día anterior en el Real, la suspendió. Resulta que Félix Palomero y su equipo han pensado que la Compañía Nacional de Danza no puede bailar sólo contemporáneo, tiene que acoger bailarines de clásico. Lo que quiere decir que, una vez fuera Duato, el actual elenco o baila clásico o... También que quien sustituya a Duato deberá haberse formado en clásico, para poder hacer de todo, como Corella o Rojo, por ejemplo. ¿Quién demonios es Pola Oloixarac? Tras ese exótico nombre se esconde la próxima bomba literaria de la narrativa en castellano. La porteña, de 32 años, especialista en Arte y tecnología, publicó en 2009 en Argentina Las teorías salvajes, una comedia metafísica disparatada que ha entusiasmado al otro lado del charco y que Alpha Decay publica en España en marzo. Quimera le ha dedicado a la joven su última portada y ha incluido un avance del libro, del que V. L. Mora dice que su "mayor incorrección es la transparencia con la que deja fluir su atroz inteligencia" ¿Un novelón o el enésimo remedo bolañista, encarnado en una atractiva joven? No veo el momento de salir de dudas...


La verdadera historia de la censura a Roncagliolo

  • 15/02/2010
  • Imprimir
  • Enviar correo


Parece que la supuesta censura dominicana a la novela de Santiago Roncagliolo no es tal, sino que Alfaguara, antes de verse demandada, ha preferido paralizar su distribución en Hispanoamérica. Verán: en 2001, Nelia Barletta, heredera de una acaudalada familia dominicana, contrató a Roncagliolo para escribir sus memorias, Lobos en el paraíso: Memorias de Nelia Barletta de Cates, que jamás vieron la luz porque, tras su muerte, los hijos de Barletta llegaron a un acuerdo con el escritor, que les entregó el material recopilado con el compromiso de no utilizarlo en un libro de no ficción. De novela nadie habló, pero cuando el chileno publicó Memorias de una dama, la historia de una anciana heredera de una gran fortuna relacionada con la dictadura de Trujillo, la familia Barletta se sintió retratada y amenazó con querellas millonarias a escritor y editorial. Y, con la que está cayendo, el libro fuese y no hubo nada. O casi. En Chile, me cuentan, circula de manera clandestina, mientras que Alfaguara, al parecer, asegura que la ha retirado por razones exclusivamente comerciales. Vamos, que no se vende, que también podría ser.


El bidón de Sinde

  • 12/02/2010
  • Imprimir
  • Enviar correo


Hijos bastardos de la tradición, los plagiadores han sido y son legión a lo largo de la historia, aunque sus abusos difícilmente pasan inadvertidos en nuestros días, gracias, entre otras cosas, a internet. También hay curiosas coincidencias de títulos.O exceso de celo, como el que llevó a la editorial Seix Barral a titular como El factor humano, una de las más célebres novelas de Graham Greene, lo que en inglés apareció como Playing the Enemy: Nelson Mandela and the Game That Made a Nation, añadiendo, eso sí, parte como subtítulo: Nelson Mandela y el partido que salvo una nación. Me refiero, claro, al libro de John Carlin que acaba de llevar a la gran pantalla Clint Eastwood, cambiándole de nuevo el título original, demasiado pegado a la realidad quizá. Cómo se ve que el bueno de Greene murió sin herederos...

El domingo se celebran los Goya pero los críticos catalanes ya han entregado, como es tradición, sus YoGa, que “premian” lo peor del año. El baile de la Victoria y Mentiras y gordas fueron las grandes ganadoras/perdedoras y la ministra de Cultura se llevó un trofeo especial que bautizaron como “la chica con una cerilla y un bidón de gasolina”. Por cierto, que la Generalitat se llevó el título “Chiguagua en Beverly Hills” por su su política de doblajes al catalán que desembocó en la huelga de exhibidores.

Genio y figura de Tom Stoppard: Llegó a Madrid, vio la función de su obra Realidad, que se representa en el María Guerrero, le dijo a Natalia Menéndez que le había gustado mucho y saludó afectuosamente a los actores (Javier Cámara, María Pujalte...). Estos se lo llevaron a cenar y cuando llegó la cuenta, la pagó con mucha elegancia, sin parpadear y sin teatro. Imagínense, un sir de los de antes.

Ya lo proclama el último informe sobre el estado del Español en el mundo que acaba de hacer público el Instituto Cervantes: el éxito de nuestro idioma es imparable. Imaginen que hasta el director Emir Kusturica y Johnny Depp están estudiando español para poder rodar el año que viene Los amigos de Pancho Villa y entenderse con todos los actores y extras mexicanos que actuarán en un filme en el que también intervendrá Salma Hayek.

Está visto: ahora, si eres narrador y tu apellido no termina con un sonoro y nórdico sson (ya saben, Larsson, y cía) , no tienes nada que hacer. Hay quien incluso quiere añadirlo al más común Pérez para ver si, transformado en Perezsson logra editor y, sobre todo, miles de lectores. No es broma, la situación comienza a ser para algunos pequeños editores dramática, abrumados ante a las devoluciones que les hacen libreros y distribuidores de títulos publicados no hace meses sino incluso años, para dejar paso a los éxitos más negros del Norte. Cómo será que hasta la próxima Feria de Madrid va a dedicar su próxima edición a la literatura de Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia. ¡Qué frío!, ¿no?

El mundo del arte, galeristas y críticos mayormente, está que trina con el escritor Vicente Verdú y sus ataques reiterados al arte actual. Ataques “gratuitos y con los tópicos insostenibles de siempre” dice un comunicado del Instituto de Arte Contemporáneo, del que forman parte cerca de trescientos profesionales de las artes plásticas. La gota que colmó la ira fue su artículo “Pintar sin pintura”, en el que Verdú, ciertamente, destilaba animadversión y desconocimiento a partes iguales. La generalización, amigo Verdú, da al traste cualquier invectiva: ni todas las galerías están desiertas ni todo arte actual es impostura y camelo.


Ángel González, ¿una fundación proscrita?

  • 10/02/2010
  • Imprimir
  • Enviar correo


La vida, perra ella, desmiente al poeta.

Sí, nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

No lo es Susana, la viuda de Ángel González, agobiada por el miedo a perder la herencia del poeta.

Me cuentan que prefiere renunciar a la sede que el Principado de Asturias le ha regalado y al legado de Manuel Lombardero, antes que favorecer la existencia de una fundación que podría perjudicar sus ingresos futuros.

Porque Ángel González dejó estipulado en su testamento que lo dejaba todo, derechos de autor incluidos, a su futura fundación.

Y los amigos del poeta, los que saben de primera mano que Ángel González estuvo solo desde el año 2000, porque su mujer no quería dejar su casa estadounidense de Alburquerque, no pueden creer que ahora sea ella quien impida que su legado permanezca donde él quería.

No se lo merece.

Aunque nosotros, los de entonces, ya no seamos los mismos.


El guardián

  • 05/02/2010
  • Imprimir
  • Enviar correo


No suelo llenar esta papelera de lamentos, pero desde el jueves 28 estamos, como Holden Caulfield, algo desamparados. Con la muerte de J. D. Salinger no sólo desaparece un enigma. También un genio esquivo, inasequible ante polémicas y mezquindades en los tiempos más publicitados de la historia, que supo interpretar la desolación de varias generaciones que se reconocen en él... ¿Imaginan qué sería, sin ir muy lejos, de Belén Gopegui, Ray Loriga, Mañas, Martín Casariego, y tantos otros de nuestros narradores, sin él? En fin, que como él mismo escribió en El guardian: “No sé por qué hay que dejar de querer a una persona sólo porque se ha muerto. Sobre todo si era cien veces mejor que los que siguen viviendo”.

Vicente Aranda estrena hoy, y aunque la (buena) crítica no se puede decir que le esté acompañando, por lo menos tiene la valentía de denunciar sin tapujos la complicidad de muchos intelectuales con ETA cuando aún vivía Franco. Su nueva película, Luna caliente, está ambientada en el Proceso de Burgos y más allá de la política está cargada, como e s habitual en el realizador, de sexo. Por cierto, que me pareció verle petrificado en la sesión canalla de un cine de Hortaleza ante el argumento de La cinta blanca de Haneke.

El productor Luis Miñarro, al frente de Eddie Saeta, está decidido a convertirse en uno de los hombres fuertes del cine más radicalmente autoral del mundo. Después de haber producido en España algunas de las obras más inclasificables de nuestro cine, de Honor de cavalleria de Albert Serra pasando por En la ciudad de Sylvia de Guerín hasta Liverpool, de Lisandro Alonso, su expansión internacional continuó con la actualmente en cartel Singularidades de una chica rubia, de Oliveira. Ahora, mientras prepara la próxima película del centenario maestro portugués (sí, sigue, está en preproducción de El extraño caso de Angélica), acaba de firmar para producir a otra luminaria de ese cine moroso y experimental como el tailandés Apichatpong Weerasethakul, un genio venerado por los más puristas.

Como si de una de sus novelas se tratara, pronto habrá que estudiar El Caso Willy Uribe, flamante finalista del premio Tusquets con Cuadrante Las Planas, que se publicará el mes que viene. El primero en delatar su talento fue Enrique Murillo, que editó sus novelas primerizas en El Andén y ámbar, pero el escritor parece empeñado en aportar en sus artículos, y libro a libro, pruebas irrefutables de su imaginación y sensibilidad. Un consejo: no le pierdan la pista.

Me consta que las editoriales están haciendo esfuerzos sobrehumanos para esquivar la racha. Semana a semana les iré contando. RBA, por ejemplo, que sufrió una profunda reestructuración el año pasado, apuesta en 2010 por la actualidad y se guarda para marzo tres títulos con los que espera arrasar: uno de Felipe González sobre Europa y el liderazgo (¿en quién estará malpensando?); el libro en el que Taylor Branch registró Las grabaciones de Clinton, conversaciones privadas sobre el día a día en la Casa Blanca con el entonces presidente, y una reivindicación ecologista de Daniel Cohn-Bendit, que promete reverdecer algunos tópicos en más de un sentido. ¿Verde que te quise verde?

PD: Leo que Damien Hirsch,cuyas obras se cotizan en millones de dólares,acaba de donar dos cuadros para el proyecto de otro artista que implica arrojarlos a un vertedero municipal... ¿Sólo dos?


Pilar del Castillo se retrata

  • 03/02/2010
  • Imprimir
  • Enviar correo


Hace años corría en los mentideros una leyenda urbana según la cual la mujer de un presidente del Gobierno se había asombrado al visitar a Rafael Alberti en su casa de Cádiz, y descubrir, viendo sus cuadros, que además de poeta, también era pintor.

Hoy es otra la sorpresa.

Pilar del Castillo, ex ministra de Educación y Cultura del PP (2000-2004), acaba de presentar el retrato que la inmortalizará en la galería del Ministerio. Y la autora es ella misma, pintora vocacional que ha llegado a presentarse a diversos premios, bajo seudónimo de Guillermina Blaque. Verán que el retrato tiene buena pincelada y mucha gracia, seguramente más que el que le perpetraron a Rajoy, Solé Tura y otros señores de gris.

Lo mejor es que, además, intentó que el presupuesto destinado al autor de la obra fuese destinado a varias organizaciones benéficas, y se le dijo que no había en ese momento dinero para financiarlo... ¿Tendrá que esperar a los 67 años para cobrar?



publicidad

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y nuestros servicios al usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.