publicidad
El Cultural
Viernes, 01 de agosto de 2014
El Cultural
  Búsqueda avanzada
Comparte: Enviar a un amigo Enviar a un amigo
Compartir en Facebook Facebook
Compartir en Twitter Twitter


La papelera

por Juan Palomo

Tomas falsas

  • 25/06/2010
  • Imprimir
  • Enviar correo


A González-Sinde la pobre le siguen creciendo enanos, ahora en el ámbito escénico. Félix Palomero, director del Inaem, no encuentra recambio en la Compañía Nacional de Danza, de la que Duato se va el mes que viene. Y continúa el conflicto en la Compañía Nacional de Teatro Clásico, donde los técnicos llevan convocando paros desde hace un mes y medio, arruinando las representaciones y las giras, frustrando los estrenos y el ánimo de los actores, por mor de unas reivindicaciones que les permitan seguir disfrutando de sus privilegios. ¿Y qué ha hecho Palomero durante todo este tiempo? Callar para finalmente plegarse a sus exigencias y servirles las cabezas de Miguel Ángel Camacho, director técnico de la Compañía, y de Antonio Díaz, director de producción con 20 años en la institución. Lamentable. Pero como todavía todo esto no es suficiente para los huelguistas, tienen amenazado el Festival de Almagro. A Palomero en el sector privado se lo rifarían.

Era de esperar: los poetas que no han salido en las fotos de diseño de un dominical están que trinan: la red rebosa últimamente con bromas de los ausentes sobre los versos y aspecto de los presentes (Javier Rodríguez Marcos, Martín López-Vega, Elena Medel, Antonio Lucas, Ana Gorría...) que rezuman, dicen, más celos que rigor. Sólo en Facebook, hay quien reúne cientos de comentarios jocosos y malintencionados sobre el asunto. No es la primera vez, y tendrá consecuencias, que aquí mismo, hace unos años, se publicó un reportaje sobre generaciones poéticas y algunos de los ausentes aún no lo han perdonado. Más aún, me cuentan que hubo incluso un crítico-poeta que no superó el olvido y abandonó el barco. ¿Nombre? Se admiten apuestas.

En defensa de las subvenciones al cine hemos oído de todo. La última perla viene de Álex de la Iglesia, que ha dicho que están "menos subvencionados que los tomates". Me temo que los españoles no podríamos vivir sin tomates, pero muchos ya viven perfectamente sin cine español. Los productores catalanes piden que se deje de hablar de "subvenciones" y proponen que se hable de "fomento" del cine español. No es mala idea. Y es que lo de subvencionar hace ya años que suena mal.

Menos mal que la red también sirve para conocer el éxito en Francia de un poeta antes olvidado, Félix Francisco Casanova, el Rimbaud canario, mal que les pese a los galos. Tras las notas elogiosísimas en "Figaro" y demás, la revista "Teleràma" concede a su novela Don de Vorace la máxima puntuación crítica, sólo obtenida, por ejemplo, por las obras completas de Molière. ¿Sentirán los colegas de Quimera la tentación de piratear imágenes, como hicieron con la foto inédita y exclusiva que dio El Cultural en su portada del 29 de enero, y que ellos reprodujeron meses después sin permiso ni pudor?

Celebramos que inventos como Spotify, un programa que permite escuchar música en streaming a cambio de publicidad, se haya erigido en una contundente alternativa a la piratería, con un catálogo que crece cada día: más de 7 millones y medio de canciones, 687.281 álbumes y cerca de 556.000 artistas, entre los que no se encuentran Led Zeppelin, los Beatles ni Pink Floyd, que se han negado a ceder su discografía a una plataforma que, ceñida a la legalidad, sigue sin alcanzar la rentabilidad que los artistas esperan. La prueba está en que la canción más reproducida en Spotify es Poker face de Lady Gaga, que obtuvo por un millón de reproducciones un total de 113 euros.


Lluvia de palabras

  • 18/06/2010
  • Imprimir
  • Enviar correo


Muchos pensaban que el veterano editor Rafael Borràs se había rendido, y que jamás vería la luz el tercer tomo de sus memorias, aquél en el que presuntamente iba a ajustar cuentas con Planeta (quizá, malpensaban, porque ahora vuelve a colaborar en el Grupo dirigiendo el sello España escrita tras una década de distanciamiento), pero acaba de confesar en una entrevista con Fernando Palmero -que publicará la revista Leer el mes que viene- que no sólo las tiene a punto para septiembre, sino que las publicará en Ediciones la Flor del Viento. Se titulan La razón frente al azar, y me cuentan que en ellas hay fragmentos sobre José Manuel Lara padre más que divertidos, otros muy críticos también, que darán muchísimo que hablar.

Blanca Marsillach convirtió la semana pasada un desayuno de trabajo de Rajoy con gentes del teatro en “una plataforma para desideologizar la cultura”. (¡¡¡Un político para desideologizar!!!). Perplejos se quedaron los convocados a golpe de teléfono (Pérez de la Fuente, Tamzin Townsend, Magöi Mira, Luis álvarez...) cuando leyeron en la Prensa que la reunión en la que iban a contarle al político sus cuitas profesionales era un acto de presentación de la citada plataforma. Algunos de los convocados prefirieron desertar; otros salieron más que cabreados. No sé si el PP se enteró del flaco favor que se le hizo. Los teatreros, sí.

Mañana el Instituto Cervantes que dirige Caffarel celebra por segundo año consecutivo el Día del Español con una “Lluvia de palabras” universal desde la fachada de los 73 centros establecidos en 42 países. También dará a conocer un nuevo Informe del español en el mundo cargado de optimismo. Así, por ejemplo, se afirma que el Instituto registra un crecimiento anual del 21% en número de matrículas de estudiantes de español; que es la segunda lengua del mundo por número de hablantes nativos y el segundo idioma de comunicación internacional. Sin embargo, en Europa sigue siendo considerado sólo el cuarto idioma más útil de la Unión, tras el inglés, el francés y el alemán. Ciertamente, uno viaja por Europa y el español está casi tan ausente como en los organismos públicos catalanes y valencianos. ¿No tendría el Cervantes que mirar de frente a esta verdad incómoda? Buena gana, ante esa lluvia de palabras, tan divertida.

El mestizaje es el signo de los tiempos. La revista New Yorker anuncia estos días su número especial de verano, 20 under 40, en el que reúne relatos de veinte autores menores de cuarenta, y entre los seleccionados la mitad son jóvenes escritores procedentes de Nigeria (Chimamanda Ngozi Adichie), Perú (Daniel Alarcón), Letonia (David Bezmozgis, Serbia China, Etiopía y estadounidenses de segunda generación e indudable origen africano o europeo. Algunos de estos under 40 han sido traducidos al español (Alarcón,, Nicole Krauss, Jonathan Safran Foer, Gary Shteyngart ) pero la mayoría están por descubrir, y ya hay editores a la caza.

Es una vergöenza. El libro de José Antonio Bello, Cine mudo español 1896/1929, denuncia que entre el 80 y el 90% de la obra fílmica nacional primitiva ha desaparecido. La celulosa de esas películas perdidas se ha degradado, nadie ha hecho nada y con ello el patrimonio audiovisual español ha perdido uno de sus grandes activos. La pregunta es si le queda algo que hacer ya al Ministerio de Cultura para perder su razón de ser.


Ajuste radical

  • 11/06/2010
  • Imprimir
  • Enviar correo


No hay manera de que las viudas de escritores abandonan las primeras planas culturales. No seré yo quien tercie en las polémicas que enredan a Marina Castaño (Cela) o Susana Rivera (ángel González) con enemigos íntimos, que los tribunales están ya repletos de querellas, pero, a falta de más datos, me resulta sorprendente que la viuda de Alberti, María Asunción Mateo, haya vuelto a tropezar presuntamente en la misma piedra, quizá por el exceso de celo de alguno de sus colaboradores. Les cuento: Joan Carles Fogo Vila, autor de Los espacios habitados de Rafael Alberti, acaba de denunciar que de su libro, editado por la propia Fundación del poeta, han desaparecido “sin mi autorización”, los nombres de García Montero, Teresa Alberti, Benjamín Prado, José Monleón, Almudena Grandes, etc. María Asunción Mateo, por su parte, tacha a Fogo de “ruin” y “mentiroso”, pero, ay, no es la primera vez que se denuncian manipulaciones y olvidos.Lean La arboleda perdida, cotejen y juzguen ustedes.

De paso por Madrid, la colombiana Doris Salcedo, último premio Velázquez de las Artes, desveló a sus íntimos algunos de los secretos de su próxima obra, descomunal y sobrecogedora como todas las suyas, que podrá verse después del verano en el Museo de Arte Moderno de México, en la Fundación Gulbenkian de Lisboa, en Londres y en Berlín. De momento, en su taller bogotano (en el que trabajan decenas de arquitectos, botánicos, carpinteros, herreros...) la artista repasa, una a una, el centenar de tumbas, tumbas batidas por el tiempo y el olvido, de ese cementerio atroz que constituye su última pieza. Habrá que viajar a verla

En el ultracompetitivo mundo de los festivales de cine llegan dos muy distintos que echan el resto para destacar. El Ibiza Film Festival, que termina el domingo tras sólo cinco días de vida, es el más glamouroso. Ha crecido al calor de su patrones (Terry Gilliam, Bigas Luna o Alan Parker) y muestra poderío con Jacqueline Bisset como presidenta del Jurado y con Alex de la Iglesia como integrante del mismo. A concurso, The big I am de Nic Averbach o Boogie Woogie de Duncan Ward. Además, en el certamen Cines del Sur de Granada, que abre sus puertas mañana, la estrella será Jafar Panahi, el cineasta iraní que hizo llorar a Juliette Binoche en Cannes. Se le rinde homenaje y se estrena su película Crisom Gold. La festivalitis da frutos.

Declan Donellan “veni, vidi, vici”. Pero lo que “vio” no le satisfizo suficientemente porque el sábado, después de saludar con sus chicos de Cheek by Jowl a un público entusiasmado con el Macbeth' que acababa de presenciar, se metió entre cajas y, casi a medianoche, dijo:“Hay cosas que no me han gustado; mañana (domingo), ensayo a las 10”. Jamás sucedería eso aquí.

Alarmas en los conservatorios. Empezamos el curso con la destitución de Pascal Dumay, director del Conservatorio de París, acusado de pederastia,y vivimos la primavera con las tensiones en el Musikene y las protestas de sus abajofirmantes: Teresa Berganza, Ainhoa Arteta, Pierre Boulez o Antón García Abril. Ahora se anuncia un reajuste de las Ayudas del Ministerio a estudiantes de música (de millón y medio pasamos a 340.000) y las primeras briznas del Plan Bolonia, que se tiene que aplicar en septiembre en los centros superiores de Enseñanzas Artísticas. El BOE aún no ha publicado los planes de estudios aprobados por el Consejo de Ministros el 14 de mayo, ni las Autonomías han realizado el desarrollo normativo. No hay dinero, ni ganas, que ya se sabe que los réquiem presupuestarios terminan en impromptus educativos.


Aptitud cultural

  • 04/06/2010
  • Imprimir
  • Enviar correo


No lo duden: a pesar de los mensajes contradictorios que estos días anuncian y desmienten el fin de Bruguera para 2011, les aseguro que lo mejor está por venir. Pase lo que pase los próximos meses con el sello creado en 1910 y que desde 1986 pertenece al grupo Zeta, y aunque las noticias no sean demasiado buenas, pueden creerme: si desaparece, Bruguera renacerá por tercera vez, cargada de buena literatura y mucha imaginación: Joseph Conrad, D. H Lawrence, incluso el Ibáñez de Mortadelo y Filemón no merecen menos.

Por alguna misteriosa razón me seducen los perdedores. Siento que quienes venden menos (libros, arte, cine) tienen que ser mejores (a veces pasa), y me dejo llevar con frecuencia por la estética del fracaso. El caso es que, como me gustan los malditos, esta tarde echaré de menos en la Feria del Libro a algunos de los sellos más importantes y poderosos que se niegan a mostrar sus vergüenzas en “Worstsellers. Los peores vendidos”, un encuentro que se celebra por segundo año consecutivo pero en el que sólo participan editoriales como Escalera, Salto de Página, Nevski Prospects y Artemisa, dispuestas a reconocer sus errores. ¡Ah, si las grandes hablasen y reconociesen algunas perdidas millonarias por apuestas malogradas!

Frente a la fama exprés de algunas nuevas promesas del canto (recuerden a Susan Boyle, esa señora Doubtfire que colapsó You Tube), en el mundo de la lírica las aspirantes cuecen su talento a fuego lento, aun a riesgo de quemarse. Es el caso de la soprano alemana Diana Damrau, que hace poco reconocía en una entrevista: “Me siento orgullosa de que Iain Bell esté escribiendo una ópera para mí”. La carrera de una prostituta se titula el libreto en cuestión. Destino cruel, que diría Verdi.

Me cuentan que Norman Foster se ha quedado prendado de los últimos cuadros de Emilio Gañán (Plasencia, 1971) que hemos podido ver en la galería Fernando Pradilla de Madrid. El arquitecto llegó, vio y compró dos obras del artista, último representante de la llamada abstracción geométrica. Otro artista, Javier Pérez es el primero de la recién desaparecida Salvador Díaz en fichar por una nueva galería. Max Estrella será a partir de septiembre su nuevo espacio en Madrid. El escultor está enfrascado ahora en importantes proyectos europeos pero quizá en 2011 le veamos de nuevo por aquí.

Hace unas semanas se organizó una cola en los Teatros del Canal de Madrid que sorprendió a propios y ajenos. ¿Qué obra de teatro había despertado tanto interés?, se preguntaron los vecinos. Pero no era teatro, sino un mercadillo de ropa de una marca conocida. Entonces la pregunta se desplazó a ¿por qué un espacio público acoge negocios privados? Y como el rumor persistía, la dirección del teatro no tuvo más remedio que dar una explicación: para obtener ingresos y no tocar la programación se alquilan espacios para la celebración de eventos y saraos. Que los tiempos ya no son los de antes y el presupuesto viene esquivo.

Ni el guionista más retorcido podría imaginar un argumento tan disparatado para la Ley del Cine de González-Sinde. Tras la denuncia en Bruselas y la victoria de Guardans, resulta que no tiene dinero y, además, se saca de la chistera un certificado de “aptitud cultural” de risa. En el artero empeño de contentar a todos, al final habrá una ley tipo “Frankenstein” (¿recuerdan a Robert De Niro? Pues así) hecha de retazos y sin fondos. Y luego algunos se rasgan las vestiduras con la mala imagen del cine español.



publicidad

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y nuestros servicios al usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.