publicidad
El Cultural
Miércoles, 22 de octubre de 2014
El Cultural
  Búsqueda avanzada
Comparte: Enviar a un amigo Enviar a un amigo
Compartir en Facebook Facebook
Compartir en Twitter Twitter


La papelera

por Juan Palomo

Borges y Lorca

  • 31/08/2009
  • Imprimir
  • Enviar correo


Nunca he sido partidario de tocar a los muertos, por eso estoy tan de acuerdo con Juan Goytisolo, que escribe hoy en El País sobre la absurda idea de trasladar los restos de Borges del cementerio suizo donde permanecen - el escritor argentino murió, como es sabido, en Ginebra- al cementerio bonaerense de La Recoleta. La idea, descabellada a mi parecer, es de una diputada argentina, aplaudida por muchos de sus compatriotas y desestimada con poco interés, ciertamente, por la mayor parte de la turba literaria, de allá y de aquí. ¡Dejemos en paz a los muertos!

También a Lorca. ¿Será capaz finalmente la Junta de Andalucía de remover la tierra aun en contra de los familiares del poeta? Por qué los escritores españoles, los poetas granadinos,incluso, por estrechar el círculo, no dicen ni mú sobre este asunto? El silencio es clamoroso. Y es que es más fácil, lo sé, hablar de Borges que de Lorca, pero ¿tanta es la diferencia? ¿No somos capaces de quitarnos la ideología de encima ni siquiera ante el poeta muerto?


Pobre Jacko

  • 25/08/2009
  • Imprimir
  • Enviar correo


Dos meses después de la muerte de Michael Jackson, comienzo a malpensar que al final van a resultar más letales que el propofol los vampiros que intentan hacer negocio con la tragedia.

Me explico: tengo entre mis manos uno de los primeros libros aparecidos al calor de su cada día menos misteriosa desaparición, y les aseguro que no tiene desperdicio.

Se titula Michael Jackson 1958-2009. Un destino, lo publica Ediciones Timeo, y por no tener, no tiene ni autores, aunque sí una traductora, Sylvie Navarro Ruellan, a la que ni tan siquiera las prisas justifican el desastre perpetrado.

Porque lo de menos es que el libro sea una reunión de textos cazados, al parecer, en internet y unidos sin orden ni concierto, o que se repitan en distintos capítulos los mismos temas y anécdotas.

Lo peor es que el lector que no busque sólo las fotos va a encontrarse con textos tan sorprendentes como estos: “Pero la organización del programa no estuvo carente de agitación [...] El dinero será embolsado por su familia. La prensa aprovecha, en seguida que descubre, unos días antes, que el programa no tiene nada de caritativo” (pág. 32); “la colaboración entre M. J. y Quincy Jones queda lejos de ser tranquila” (pág. 40)...

Incomprensible.

¿O quizá es un truco para promocionar el lanzamiento de un diccionario y una gramática Timeo-español?

Michael Jackson merece otra cosa. Seguro que la tendrá.




publicidad

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y nuestros servicios al usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.